Saltar al contenido
Dieta vegana

Salsas veganas para acompañar tus platos favoritos

Las salsas son un excelente componente para acompañar nuestros platos favoritos.

Además, son enriquecedoras y perfectas para aliñar sin causar ningún tipo de daño digestivo.

Quizás te pueda interesar: Aperitivos para disfrutar en cualquier ocasión ¡Míralos!

Es por esto, que acá te mostraremos cinco recetas de salsas veganas para que acompañes tus platos favoritos:

Salsa de tomate fresco

tomate

Esta salsa es muy sencilla de preparar.

Para ello, escoge los tomates que te gusten.

Si te saben muy dulces , añade alguna hierba o especia de sabor más fuerte como el laurel.

¿Qué ingredientes necesitas?

  • 2 tomates bien maduros.
  • ⅛ de cucharadita de sal aproximadamente.
  • Pizca de pimienta negra.
  • 1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra.
  • Unas hojas de albahaca.

¿Cómo la preparas?

  • En primer lugar, ralla los tomates en un bol, pica las hojas de albahaca y mézclalo todo.
  • Pruébalo y rectifica de sal o especias a tu gusto.
  • Déjalo en la nevera hasta el momento de usar.
  • Puedes utilizar esta salsa en platos de pasta fría, ensaladas de legumbres y similares.
  • No es necesario añadir mucha cantidad.
  • Si lo quieres convertir en un aliño más ligero, añade un poquito de agua fría y vinagre o zumo de limón.

Salsa de pimientos

pimientos

Esta salsa es perfecta con verduras y hortalizas cocidas y frías, como las ensaladas de patata, a las que podemos añadir también nueces, piñones y almendras para un contraste crujiente.

¿Qué necesitas?

  • 3 pimientos de piquillo asados.
  • Una pizca de sal.
  • Pimentón dulce.
  • 1 cucharadita de zumo de limón.
  • ½ diente de ajo (sin nervio).

¿Cómo prepararla?

  • Primero, bátelo todo con la batidora hasta obtener una crema homogénea.
  • Luego, guárdalo en la nevera hasta que lo uses.
  • Un dato curioso es que usando esta receta como base puedes hacer más salsas diferentes.
  • Por ejemplo puedes añadir unas cucharadas de mayonesa vegetal casera y hacer una salsa rosa de pimientos, o un tomate rallado, vinagre y pimienta para hacer una vinagreta de pimientos de piquillo, entre otros.

Salsa de calabacín

calabacín

Esta salsa queda genial con pastas, verduras cocidas, panes tostados.

¿Qué necesitas?

  • 1 calabacín asado.
  • Un diente de ajo aliñado (encurtido).
  • Sal.
  • 1 cucharada de salsa de soya.
  • Tahini.

¿Cómo prepararla?

  • Bátelo todo con la batidora hasta que quede una salsa homogénea, sin trocitos.
  • Luego, pruébalo y rectifica de sal.
  • Guárdalo en la nevera hasta que lo uses.
  • A esta salsa se le pueden añadir más ingredientes: Semillas de sésamo, zumo de limón, pimienta molida, mostaza, hierbas frescas en especial perejil, cilantro o cebollino, entre otros.

Salsa de alcachofas

alcachofas

Esta salsa combina muy bien con verduras crudas, cocidas o al vapor.

Es una buena opción para preparar un snack para llevar y acompañar.

¿Qué necesitas?

  • 4 corazones de alcachofa cocidos y escurridos.
  • ½ diente de ajo (sin nervio).
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra.
  • Pizca de sal.
  • Pimienta, una pizca.
  • 1 cucharada de perejil fresco picado.

¿Cómo la preparas?

  • Lava las alcachofas, escúrrelas y ponlas en la batidora con el resto de ingredientes.
  • Bátelo todo junto hasta que quede una crema más o menos homogénea.
  • Luego, guárdalo en la nevera hasta que lo uses.
  • Esta salsa se puede variar con ingredientes como tofu, vinagre de manzana, mostaza, salsa de soya, cebolleta.
  • Si quieres que sea como un pesto, añade un puñado de piñones, una cucharada de levadura de cerveza desamargada y unas hojas de albahaca.

Pico de gallo

pico de gallo

Esta salsa se puede utilizar como salsa o aliño para platos de pasta, arroces, legumbres y ensaladas frescas en general.

Si no te gusta el picante, omítelo.

¿Qué necesitas?

  • 1 tomate.
  • ½ cebolla.
  • Chili verde.
  • ½ chili rojo.
  • Un chorrito de zumo de limón.
  • Una pizca de sal.
  • Un puñado de cilantro.

¿Cómo prepararla?

  • En primer lugar, pica bien finas todas las hortalizas y mézclalas con el zumo y la sal.
  • Pica fino el cilantro y añádelo, mezclándolo.
  • Déjalo en la nevera hasta el momento de usar.
  • Si prefieres que sea un aliño más líquido, pasa todos los ingredientes por la picadora o batidora y pulsa unas cuantas veces, de forma que se piquen los ingredientes pero sin llegar a hacerlos un puré.

Como ves estas salsas son ideales para acompañar cualquiera de tus platos favoritos.

Además, son salsas muy sencillas de hacer y con un sabor increíble.